Lo que todo el mundo quiere saber sobre la anorexia sexual
1
Lo que todo el mundo quiere saber sobre la anorexia sexual

La anafrodisia o anorexia sexual es el bajo nivel de interés sexual, en el cual la persona se siente incapaz de de iniciar o sostener relaciones sexuales. Se cree que esta patología afecta en mayor medida a las mujeres que a los hombres, aproximadamente cada 4 de 10 mujeres afirman padecer esta patología.

Anorexía sexual o el desinterés por el sexo

Los anoréxicos sexuales no tienen  deseos  sexuales o fantasías y adicionalmente sienten un fuerte rechazo al sexo que es la consecuencia de un temor al mismo. Estas personas usualmente tienen problemas de autoestima y consideran que no son buenos amantes y por lo tanto no vale la pena intentar hacer algo que los pondrá en ridículo.

En otros casos la persona está completamente convencida que el sexo no es placentero y por lo tanto evitan los encuentros sexuales.  Muchos de estos pacientes sienten aversión por el sexo y lo consideran repulsivo y desagradable.

La anorexia sexual hace que el cuerpo no responda de forma adecuada ante la presencia de los estímulos sexuales, por lo que estas personas no manifiestan excitación fácilmente ante estímulos que normalmente serían placenteros para otras personas.

Este  trastorno puede ser el producto de factores como: vergüenza, culpa, considerar el sexo como algo sucio y  pecaminoso, desconocimiento del propio cuerpo, conductas violentas del compañero, insatisfacción matrimonial, etcétera. Muchas personas que padecen este trastorno usualmente ofrecen múltiples excusas para evitar los encuentros sexuales como: irse a dormir más temprano, fingir enfermedad, ocuparse en otras actividades, llegar tarde a casa, etc.

Es importante que los pacientes que padecen de anorexia sexual sigan las siguientes recomendaciones:

  • Buscar un diagnostico que descarte otras patologías.
  • Evitar los pensamientos negativos que no le permiten entender el sexo como una experiencia positiva y placentera.
  • Las técnicas de relajación y respiración pueden ser de gran ayuda para que el paciente controle la ansiedad que le produce el pensar o involucrarse sexualmente con su apareja.
  • Hacer contacto con el cuerpo mediante experiencias placenteras no sexuales.
  • Mantener abiertos los canales de comunicación con la pareja.
  • Se puede intentar tener encuentros sexuales no genitales en un principio.
  • Poco a poco  ir incluyendo la genitalidad en los encuentros sexuales.
  • Buscar ayuda terapéutica para superar los temores y rechazo hacia el sexo.

SEXGENIAL – revista sobre sexo y club de ventas erótico

0 Comentarios
Nombre Email Web


1 × = siete